Cervezas belgas

Cerveza belga. Nunca tan pocas palabras hicieron falta para definir tradición y calidad cervecera.

Bélgica es un maravilloso país que puede presumir de muchas cosas, pero donde sin duda gana por goleada es en su tradición cervecera, algo por lo que continúa siendo admirado, con una de las escenas cerveceras más peculiares. A diferencia de otros países con ricas tradiciones cerveceras, que vieron como sus estilos tradicionales se extendían por todo el mundo, como las lagers bávaras que reinaron en todo el planeta o las pale ale inglesas que influenciaron los primeros movimientos artesanales en Estados Unidos, la cultura cervecera belga se mantuvo firme y fiel a sus tradicionales métodos de elaboración y a sus clásicos estilos, rara vez vistos fuera de su país. Sus tradicionales y emblemáticas cervezas ácidas, sus admiradas cervezas trapenses, sus clásicas cervezas de trigo,... Bélgica ha conseguido a base de siglos de constancia, desarrollo y, sobre todo, afecto y dedicación, que la UNESCO declarase en 2016 a la cultura de la cerveza belga, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Tripel Karmeliet Cerveza Tripel belga de apariencia dorada clásica con un carácter distintivo debido al uso de tres...
Las mejores cervezas belgas El Pack Descubrimiento "Lo mejor de Bélgica, cultura cervecera por excelencia" te resume en...
Orval En 1931, se fundó la cervecería de Orval para sufragar parte de los gastos de la reconstrucción...
Kwak Cerveza tradicional ámbar belga fuerte, una mezcla perfecta de malta y lúpulo con una gran complejidad de...
La cerveza de los gnomos Chouffe signfica Gnomo, y esta cerveza dorada se ha ganado a los amantes...
Westmalle Dubbel Hasta la confiscación del cobre de la cervecería por los alemanes, se producía una dubbel bruin....
Gulden Draak 9000 En 2011, para conmemorar el 25 aniversario del nacimiento de la Gulden Draak Classic se...
Westmalle Tripel Durante la II Guerra Mundial el novicio, Thomas Sas, elaboró una cerveza de 9,5% de alcohol...
Chimay Triple Elaborada por primera vez en 1966, es la más reciente de la colección de Chimay. Muy...
Gulden Draak Classic La joya de la corona Van Steenberge, la cerveza del dragón¡¡ Estilo Belgian Strong Ale...
Duvel Cerveza natural con proceso de elaboración único a lo largo de 90 días. Este periodo de maduración...
Un clásico belga obligatorio, la cerveza del elefante rosa de Bruselas Famosa en Bélgica y alrededor del mundo...
€2,09
€9,90
€2,29
€1,99
€2,19
€2,19
€2,29
€2,39
€2,29
€2,29
€1,99
€2,49
Spinner


1. Historia de la cerveza belga

La historia de la cerveza belga se remonta a la época de las primeras cruzadas, en el siglo XII. Unos cuantos años antes de que Bélgica se independizara, algunas abadías francesas y flamencas comenzaron a elaborar y vender cerveza como una forma, no solo de sustento diario, sino también de auto-financiación, todo ello avalado y supervisado por la estricta Iglesia Católica de aquel entonces. En aquel entonces la cerveza tenía menos graduación y se consideraba más saludable que el propio agua, que en muchas ocasiones estaba contaminada y no era apta para el consumo humano.

Los tradicionales métodos de elaboración evolucionaron, bajo supervisión de las abadías, durante los siguientes siete siglos. Los gremios de cerveceros comenzaron a crecer y a popularizarse, el gremio de cerveceros de Brujas, uno de los más reconocidos de la época, fue fundado en 1308, el de Lieja​ en 1357 y el de Bruselas en 1365.

Más adelante, en el siglo XVIII, los monasterios trapenses, que en su mayoría estaban ocupados por monjes que huían de la Revolución francesa, comenzaron a elaborar sus famosas cervezas de abadía. No obstante, la primera cervecería trapista de Bélgica, la de Westmalle, no comenzó a funcionar hasta Diciembre de 1836, casi 50 años después de la Revolución. Westmalle elaboraba su cerveza para disfrute exclusivo de los monjes, de hecho la primera venta registrada de cerveza tuvo lugar el 1 de junio de 1861.

En los siglos XVI y XVII, la cerveza más popular en Gante era una llamada Crabbelaer. En el momento de mayor popularidad, más de 50 cervecerías producían más de 6 millones de litros por año. En Gante también se producía las cervezas Klein, Dubbel, Clauwaert, Dubbele clauwaert y Dusselaer.

2. ¿Cuál es la mejor cerveza belga?

Encontrar una respuesta exacta a esta pregunta es un arduo trabajo, ya que la cerveza belga es muy variada y muy buena, desde las rubias Pale Ale a sus ácidas Lambic o la peculiar Flemish Red Ale (roja de Flandes). En Bélgica se estima que existen más de 180 cervecerías, desde las grandes industriales hasta las pequeñas fábricas artesanas, y entre todas ellas se elaboran más de 1.200 cervezas. Casi nada.

La mejor como tal quizás no seamos capaces de deciros, pero lo que si os diremos serán unas cuántas de las mejores cervezas belgas que podéis encontara en nuestra web:

3. ¿Cuál es la cerveza belga más famosa?

Otra pregunta facilita, sobretodo teniendo en cuenta que los belgas beben, de media, unos 85 litros de cerveza por persona y año. Y aunque parezcan mucho están muy alejados de los checos, los number one en esto. Es por ello que definir a una sola cerveza belga como la más famosa no es tarea fácil, pero aquí nos mojaremos y nombraremos una cerveza belga muy, muy famosa, concretamente la cerveza trapense ORVAL, una de las cervezas más carismáticas y reconocidas, principalmente por sus características organolépticas que la hacen una cerveza única y que evoluciona continuamente con el paso del tiempo y una buena conservación.

4. Tipos de cerveza belga

Dentro de la amplia variedad de cervezas belgas que existen, estas se dividen en diferentes estilos o tipos de cerveza, algunos de los más relevantes son:

  • Pilsner. Bélgica es conocida por sus cervezas especiales, pero las cervezas de estilo Pilsner son las más vendidas, tanto en el mercado interno como de exportación, y representan el 75% de la producción de cervezas belgas. La marca más conocida internacionalmente es la Stella Artois.
  • Cervezas de Abadía. Que no son lo mismo que las cervezas trapistas, ya que las cervezas de abadía toman su nombre de alguna abadía aún en pie o ya inexistente, pero están elaboradas por cervecerías comerciales. Las marcas más conocidas a nivel internacional son Leffe y Grimbergen.
  • Cerveza trapista. Las cervezas trapistas, o trapenses, se elaboran íntegramente en una abadía trapense. Al contrario que en las de abadía, en las trapistas el proceso de elaboración debe ser realizado o supervisado en su totalidad por los monjes trapenses dentro de su recinto monástico. Doce abadías en el mundo cumplen las condiciones que dan derecho a utilizar la etiqueta «Producto Trapense Auténtico», de las cuales, seis son belgas: West-Vleteren, Westmalle, Achel, Rochefort, Orval y Chimay.
  • Dubbel. Fueron los monjes trapenses de la abadía de Westmalle los que desarrollaron este estilo en el siglo XIX. Además de las clásicas dubbel trapenses, también destacan cervezas como la St. Bernardus Pater 6.
  • Tripel. Estas cervezas rubias, y en ocasiones más oscuras, emplean en su elaboración más fermentos y una levadura más resistente al alcohol. Algunas cervezas tripel muy conocidas son la Chimay Triple, Westmalle Tripel, St. Bernardus Tripel o la Tripel Karmeliet.
  • Amber. Estas cervezas belgas son una adaptación de las típicas ales británicas adaptadas al gsuto de los belgas. Alguno de sus ejemplos más notables son la Chimay Dorée, Brunehaut Blonde Organic, Westmalle Extra, Maredsous 6 Blonde, La Chouffe o Cuvée Des Trolls.
  • Witbier. Las cervezas blancas de trigo o Witbier, son cervezas que contienen trigo, malteado o no, y que se elaboran desde hace 400 años, aunque el estilo casi desapareció en los años 1950, pero fue recuperada por Pierre Celis en su cervecería Hoegaarden, uno de los ejemplos más internacionales de este estilo de cervezas.
  • Lambic. Las cervezas Lambic son cervezas típicas belgas con un gusto ácido muy particular. Las lambic son de fermentación espontánea, originada por las levaduras silvestres presentes en el aire de los alrededores de Bruselas y concretamente del valle del Senne, áreas tradicionales donde se elaboran estas cervezas. Uno de sus ejemplos más clásicos y mundialmente conocidos es Cantillon Oude Gueuze Lambic.

5. Marcas de cerveza belga

Algunas de las marcas de cerveza belga más tradicionales y reconocidas, no solo a nivel nacional, sino a nivel internacional, son:

6. ¿Cuánto alcohol tiene la cerveza belga?

Aquí si que podemos decir que el abanico es más que amplio, ya que hay tanta variedad de cervezas belgas que nos podemos encontrar algunas cervezas rubias belgas con 4,5% de volumen de alcohol y en el lado opuesto encontrarnos una Quadrupel de un 10%, pasando por las Belgian Strong Ale que pueden rondar el 8% o algunas Belgian Blonde en torno a los 6,5%.

7. Cómo hacer cerveza belga

El proceso de elaboración no es diferente al de cualquier otra cerveza, este se divide en cinco etapas principales:

  1. Macerado
  2. Coccíón
  3. Enfriamiento
  4. Fermentación
  5. Envasado

Lo que sí suelen tener los belgas en común a la hora de elaborar sus cervezas (no en todas), es el uso de azúcar candy, el cual añade un sabor inigualable a su cerveza. Tiene que ser un proceso "todo grano", malteado o sin maltear, pero no se permite ningún tipo de extracto, tanto de maltas como de lúpulos, para la obtención del mosto. En la elaboración de algunos estilos se puede incluir también otras materias primas naturales como: especias, frutas, etc.

8. Dónde comprar cerveza belga

Pues afortunadamente la cerveza belga es plenamente internacional y hoy en día es más fácil poder encontrar locales y tiendas especializadas donde vendan cervezas belgas. También está la cada vez más en auge opción de internet y la compra online de cervezas, algo que desde escerveza.com os ponemos muy fácil y al alcance de todos los paladares.

9. Cerveza belga ecológica

Dentro de la gama de estilos y tipos de cervezas belgas también podemos encontrar las cada vez más demandadas cervezas ecológicas. Mucha gente se suele sorprender cuando ve en una etiqueta las palabras cerveza y ecológica juntas, y se preguntan cómo es eso posible o de dónde sale. En los etiquetados de este tipo de cervezas podemos encontrarnos con diferente semántica, la ya mencionada ecológica (ECO), la biológica (BIO) u orgánica.

Una de las cervecerías belgas más conocidas dentro de la elaboración ecológica es sin duda alguna Brunehaut. La fábrica original de Brunehaut fue fundada en 1890 por la familia Allard en la localidad belga de Guignies, perteneciente al cantón de Brunehaut. Es una fábrica muy tradicional que aún conserva varios de los procesos de elaboración que empleaban en sus inicios, con el aporte, lógica y necesariamente, de la modernización industrial, pero sin olvidar esa esencia.

La familia de Brunehaut pueden presumir de ser muy autóctonos y procuran emplear en sus elaboraciones materias primas de Km 0, de hecho parte del cereal que emplean en la elaboración de sus cervezas lo cosechan en su propia granja, situada en el pueblo de Gaurain-Ramecroix, en la provincia belga de Henao, donde también usan agua de un pequeño acuífero que pasa bajo la propia cervecería.

Sus cervezas ecológicas de referencia son:

10. La mejor cerveza belga trapense

Como ya hemos comentado anteriormente en Bélgica existen seis abadías trapenses que elaboran cerveza: West-Vleteren, Westmalle, Achel, Rochefort, Orval y Chimay. Todas ellas elaboran excelentes cervezas que se consumen en casi todo el planeta tierra y dependiendo de a quién le preguntemos un@s nos dirán que le gusta más una y otr@s dirán otra, por que para gustos los paladares. Pero si es cierto que durante mucho tiempo se ha nombrado a una de estas cervezas como una de las mejores cervezas del mundo, y esa cerveza en concreto es la Westvleteren XII, elaborada en la Abadía de Saint Sixtus de Westvleteren.