Duvel

La granja cervecera del Diablo

Hay cervezas que tienen historia y otras que, directamente, marcan una época. En la Duvel se cumplen las dos premisas. Fue en la granja Moortgat, una de las 3.000 cerveceras que antaño funcionaban en Bélgica, donde Lucifer fraguó su receta: la de una ale diabólicamente refinada y pura con un grado de alcohol del 8,5%. Su sabor conquistó a la burguesía belga y propulsó con el paso de los años a esta cervecera hasta convertir su icónica Duvel en una birra histórica. Fraguado en el averno a fuego lento, nadie se libra de su atractivo.

Duvel: la cerveza del diablo Fin de la Primera Guerra Mundial. Victoria de los aliados en la Gran...
-19%
Copa Duvel
La copa del mismísimo diablo Si los monjes tienen sus copas, por qué no la iba a tener...
€1,99
€5,50 €4,50
Spinner


La historia de la cervecera Brouwerij Duvel Moortgat

La historia de la cervecera Brouwerij Duvel Moortgat se sembró en la granja de Jan-Léonard Moortgat y su mujer. Era el año 1871 y pasó a convertirse en una de las 3.000 cerveceras que funcionaban en Bélgica. Ubicada entre Bruselas y Amberes, allí Jan-Léonard experimentaba con la alta fermentación y pronto se ganó el respeto en la localidad de Puurs

A pesar de fraguar la famosa Duvel, de la que hablaremos más adelante, a finales de 1970 la cervera pasó un mal trago. La delicada situación financiera les obligó a cambiar el modelo empresarial y, entre otras cosas, distribuir cervezas Tuborg, una cerveza danesa que formaba parte de Carlsberg. Todo pasó. Gracias a la Duvel, sin duda su buque insignia, a finales del siglo XX, la cervecera belga salió a bolsa y vuelve a tener el control total de la empresa. Hasta el punto de adquirir en 2006 la fábrica de la famosa D’Achouffe. Un final exitoso.

Historia de Duvel: la cerveza del Diablo

Fin de la Primera Guerra Mundial. Victoria de los aliados en la Gran Guerra. Y nada mejor para celebrarlo que con una nueva receta de refrescante cerveza. De la fábrica de Brouwerij Duvel Moortgat se descorcha por primera vez la ‘Victory Ale’ tras duro trabajo y largos meses de perfeccionamiento de su fórmula inicial. Su sabor impresiona en una degustación para los nobles del pueblo. Y de allí salió rebautizada. Con un comentario esporádico, como tantos otros. “¡Es un verdadero demonio!”, exclamó el zapatero Van De Wouwer al experimentar los poderosos aromas de esta singular birra. Ya a finales de 1923 pasó de la victoria al infierno. Ya consolidado con el nombre de Duvel, ‘desafió’ a los Flandes católicos de la época entre barril y barril.

Tipos de cervezas Duvel

  • Duvel
  • Duvel 6,66%
  • Duvel Triple Hop Citra
  • Duvel Triple Hop Cahsmere
  • Duvel barrel aged

Características de la Duvel, su cerveza más icónica

El afortunado comentario del zapatero seguramente viene dado por su alto contenido alcohólico. Un 8,5% ABV. Esto responde a su alto contenido de azúcares, un 20%, lo que hace aumentar su graduación. Elaborada con maltas Pilsner, los lúpulos Styrian Goldings y Zatec le otorgan un singular sabor en boca: equilibrado y algo picante fruto de un proceso de elaboración de 90 días. También su espuma, finas burbujas y sedoso cuerpo crean sensaciones indescriptibles en el paladar. La cepa de levadura sigue siendo la original de Escocia que el propio Albert Moorgat seleccionó en 1920. Para la nariz también desprende olores afrutados que recuerdan a pomelo. 

En la primera fermentación la mezcla oscila entre 20 y 26 grados. En la segunda, que ya se realiza en botella, se establece en 24 grados durante dos semanas. Y las siguientes seis, proceso de maduración en bodegas. El resultado es un líquid amarillo cálido, muy soleado. A pesar de su alta graduación, resulta fácil de beber y suave. Muy expresiva.

El vaso Duvel

Si la cerveza es única, el vaso también debe serlo. Eso es lo que pensaron la tercera generación de Moortgat al frente de la cervecera. A finales de 1960, surgió la primera copa de cerveza en forma de tulipán. Una innovadora forma de vidrio similar a la del vino pensada para una botella de 33 centilitros y que marcaría posteriormente el camino para el consumo de este tipo de cervezas belgas. Nunca antes se había visto un vaso tan grande y que permitiese apreciar el aroma de la birra gracias a su forma redondeada y más estrecho arriba para retener la gasificación con el objetivo de preservar la espuma en la cúspide.

¿Cómo se sirve una Duvel?

Al vaso le acompaña este ritual compuesto por siete pasos indispensables:

  1. Las Duvel deben guardarse con la botella en posición vertical en un lugar fresco para evitar que el fondo de la levadura se mezcle con la cerveza. 
  2. Debe servirse aproximadamente a 5 grados de temperatura. El vaso Duvel debe estar limpio, seco y a temperatura ambiente. 
  3. Paciencia a la hora de servirla. Debes hacerlo despacio y con el vaso ligeramente inclinado.
  4. Evite el contacto entre la botella y el vaso Lo ideal sería ir alejando la botella poco a poco para que se genere espuma en el cuello de forma abundante.
  5. Debe quedar un sobrante de un centímetro en el fondo de la botella. Ahí está el depósito de levaduras, que amargan y enturbian la Duvel. Mejor evitarlo. 
  6. Endereza el vaso despacio para obtener el cuello de espuma. Debe quedar a la altura del logotipo de Duvel. ¡Que no sobresalga!
  7. Disfruta ¡Salud!

¿Dónde puedo comprar cervezas Duvel?

Es habitual encontrar esta icónica rubia de alta fermentación en las tiendas especializadas. En Escerveza sucumbimos al poder del Diablo y bajamos a los infiernos para llevarte tu Duvel a casa. ¡También su famoso vaso!