Cervezas trapenses

La cerveza trapense y su sello auténtico, sinónimos de calidad cervecera.

Una bendición y exigencia que aunque en algún caso ha traspasado las fronteras de Belgica, sigue garantizando las maneras y tradición de los monasterios trapenses. Se caracterizan por ser elaboradas solo en algunos monasterios de la orden de Trapa, porque, oficialmente solo se fabrica cerveza trapense en doce de los 171 monasterios que existen en el mundo. Los privilegiados son 6 en Bélgica, 2 en Países Bajos y 1 en Austria, EE.UU., Italia e Inglaterra. A finales del siglo pasado, ocho abadías trapenses fundaron la Asociación Internacional Trapense, una asociación privada sin ánimo de lucro con el fin de prevenir que empresas ajenas, abusen de la exclusiva denominación trapista o trapense, creando el reconocible sello que se adjunta en el etiquetado de sus productos.

Orval En 1931, se fundó la cervecería de Orval para sufragar parte de los gastos de la reconstrucción...
Westmalle Dubbel Hasta la confiscación del cobre de la cervecería por los alemanes, se producía una dubbel bruin....
La Trappe Witte, Spencer Imperial Stout, Orval y Rochefort 10  Seleccionar las mejores cervezas de Bélgica, donde se producen...
Westmalle Tripel Durante la II Guerra Mundial el novicio, Thomas Sas, elaboró una cerveza de 9,5% de alcohol...
Rochefort 10 Las cervezas de Rochefort se identifican según la antigua nomenclatura que hace referencia a la densidad...
Chimay Triple Elaborada por primera vez en 1966, es la más reciente de la colección de Chimay. Muy...
Una Imperial Stout con aires monacales Cerveza trapense estadounidense inspirada en las tradicionales Imperial Stout anglo-rusas. Única Imperial Stout...
Chimay Azul Simplemente descúbrela. Era una cerveza para celebrar, se guardaban alguna botellas como recuerdo, ya que su...
Achel Blond, Westmalle Tripel, Chimay Dorée y La Trappe Dubbel Seleccionar las mejores cervezas de Bélgica, donde se...
Auténtica cerveza belga de los pies a la cabeza Esta Chimay Roja, o Chimay Brune, es la más...
Achel Bruin, Westmalle Dubbel, Chimay Azul y Chimay Roja Seleccionar las mejores cervezas de Bélgica, donde se producen...
Rochefort 6 Entre las dos guerras mundiales se elaboró, en algunas ocasiones, una cerveza de 5% de alcohol...
€2,29
€2,19
€11,90
€2,39
€3,19
€2,29
€3,99
€2,49
€9,69
€2,19
€9,70
€2,29
Spinner


1. Origen e historia de la cerveza trapense

La historia y origen de la cerveza trapense tiene su origen en el monasterio cisterciense de La Trappe, en Francia. Existieron varias congregaciones cistercienses durante muchos años, y cerca de 1665 el abad de La Trappe sintió que la regla de los cistercienses se estaban relajando. Así que introdujo unas nuevas reglas estrictas en la abadía (incluyendo que únicamente se pudiera beber agua) y nació la orden de la Estricta Observancia.

En el s. XIX, la cerveza fue elaborada en monasterios franceses siguiendo la Estricta Observancia, también conocida como Orden de la Trapa, y más tarde fue introducida en los monasterios belgas. Los trapenses, como muchos otros religiosos, elaboraban cerveza para poder sufragar su labor y como alimento diario. Muchos de los monasterios productores fueron destruidos durante la Revolución francesa y las Guerras Mundiales. Entre ellos, el trapense fue el más activo: hubo al menos seis productores trapenses en Francia, seis en Bélgica, dos en los Países Bajos, uno en Alemania, uno en Austria y posiblemente en otros países.

La creciente popularidad de las cervezas trapenses a lo largo del s. XX ha hecho que empresas cerveceras sin conexión con la Orden etiqueten sus cervezas como "trapenses". Para proteger su renombre y autenticidad de sus productos, los trapenses registraron las marcas de sus cervezas y crearon la Asociación Internacional Trapense.

2. ¿Qué es una cerveza trapense?

Las cervezas trapenses, o trapistas, son cervezas elaboradas en monasterios trapenses bajo unas estrictas normas de obligado cumplimiento. Actualmente solo se elabora cerveza trapense en doce de los 171 monasterios que existen en el mundo. En Bélgica es donde se encuentran la mayoría de ellos, concretamente 6, el resto se encuentran en los Países Bajos, Austria, Italia, Estados Unidos e Inglaterra. Estas cervezas deben ser elaboradas respetando los criterios definidos por la Asociación Internacional Trapense si quieren obtener el sello «Authentic Trappist Product» (ATP), emitido por esa asociación y que avala que esa cerveza es una auténtica cerveza trapense.

3. ¿Es lo mismo una cerveza trapense que una cerveza de abadía?

Pues aunque suene parecido y parezca lo mismo, no lo es. La cerveza de abadía es probablemente, dentro de los estilos belgas, el más conocido o al menos de los más representativos, y a veces se tiende a meter a todas esas cervezas bajo esta misma denominación, ya que la palabra abadía nos es más familiar que la palabra trapense. Por lo que muchas veces se tiende a incluir erróneamente a las cervezas trapenses en la misma categoría que las cervezas de abadía y viceversa, y realmente ambas proceden de un mismo estilo, ambas son cevezas de abadía, pero se diferencian principalmente en que las trapenses son cervezas con denominación (desde 1962-1963) y que cumplen unas estrictas normas en cuanto a su elaboración y calidad.

4. ¿Cuál es la mejor cerveza trapense?

La verdad es que es muy difícil no encontrar una cerveza buena entre la gama de cervezas trapenses disponibles en el mercado, así que cada cual tendrá la suya favorita o la que para él o ella es la mejor. Pero si tuviéramos que destacar al menos 5, podríamos mencionar estas:

  1. Orval
  2. Chimay Azul
  3. Westmalle Tripel
  4. Rochefort 10
  5. Zundert 8

5. ¿Dónde se elabora la cerveza trapense?

Como ya hemos comentado anteriormente, estas cervezas se elaboran en monasterios trapenses, y estos son concretamente en los que se elaboran cervezas trapenses:

Bélgica:

Holanda:

Austria:

  • Engelszell

Italia:

  • Tre Fontane

Estados Unidos:

Francia:

  • Mont des Cats (se elabora en el monasterio belga de Scourmont le Chimay)

Inglaterra:

6. Características de la cerveza trapense

Las cervezas trapenses son cervezas generalmente turbias, ya que no se filtran, de fermentación alta (Ale), con alguna excepción, como La Trappe Bockbier, que es una cerveza lager fuerte. Organolépticamente hablando pueden tener muchas variaciones, ya que eso dependerá del estilo de cerveza trapense que estemos tomando, pero lo que sí tienen que tener todas en común, y estas son sus principales características, son las tres normas esenciales que deben cumplir para poder llamarse trapenses. Y estas normas son:

  1. La cerveza debe elaborarse dentro de las muros o en las proximidades de la abadía/monasterio.
  2. La producción debe ser elaborada por, o bajo, la supervisión de la comunidad monástica y la misma debe estar arraigada al monasterio y su cultura monástica.
  3. Los ingresos obtenidos de las ventas serán usados para el sustento de los monjes y para el mantenimiento del monasterio. Lo que sobre debe destinarse a obras sociales.

7. Marcas de cerveza trapense

Las marcas de cerveza trapense son básicamente las mismas que los monasterios que las elaboran, que son:

8. Dónde comprar cerveza trapense

Afortunadamente la cerveza trapense se puede decir que es plenamente internacional y hoy en día es más fácil poder encontrar locales y tiendas especializadas donde vendan cervezas trapenses. También está la cada vez más en auge opción de internet y la compra online de cervezas trapenses, algo que desde escerveza.com os ponemos muy fácil y al alcance de todos los paladares.

9. ¿Es lo mismo una cerveza trapense que una cerveza Belga?

No, pero si que es cierto que mucha gente relaciona las cervezas trapenses con Bélgica y por ello dan por hecho que son todas cervezas belgas, pero no es así. Ya hemos comentado que también hay cervezas trapenses holandesas, austriacas, italianas, estadounidenses y británicas. Quizás el error se pueda deber a que la mayoría de las cervezas trapenses sí que provienen de monasterios belgas y que Bélgica tiene una gran tradición de cervezas de abadía, pero hay que aclarar que no todas las cervezas trapenses son belgas ni todas las cervezas belgas son trapenses o de abadía.

10. ¿Qué es trapense?

La palabra trapense viene de la Orden de la Trapa y el monasterio cisterciense de La Trappe, en Francia. Ellos fueron quienes dieron nombre a este tipo de cervezas y a estas normas de elaboración que toda aquella cerveza que quiera llevar su sello debe cumplir.

11. ¿Existe la cerveza trapense en España?

No pero casi, ya que en 2016 el monasterio de San Pedro de Cardeña se conviertió en el primero en territorio español en producir cerveza trapense, aunque no cuenta con el sello otorgado por la Asociación Internacional Trapense debido a que no cumple con todos los requisitos exigidos, principalmente por que no se elabora dentro del recinto monacal. De ahí que oficialmente no esté reconozida como tal.

12. Estilos de cerveza trapense

Dentro de las cervezas trapenses existen diferentes estilos de cerveza, es decir, no todas las cervezas trapenses son iguales ni las cervezas trapenses son un estilo como tal. Estos son los estilos más comunes dentro de las cervezas trapenses:

  • DUBBEL. Se denomina así por que está hecha con la primera masa de grano, la que se hacía con la segunda se denominaba simple y la tercera se denominaba pequeña o petit bier. Por aquel entonces se solían hacer tres cervezas con la misma masa de grano. Un ejemplo de este estilo es la Westmalle Dubbel.
  • TRIPEL. Es una cerveza más densa y con más alcohol que surgió en el año 1934 por un encargo que los monjes de Westmalle hicieron a un destilador. Tiene más presencia de lúpulo en parte debido al menor aporte de azúcares que lleva. Un ejemplo de este estilo es la Chimay Triple.
  • BLOND. Es una cerveza con un perfil más particular, es una cerveza clara y menos amarga y alcohólica que la tripel. Su perfil tiende más hacia las maltas y es un estilo relativamente reciente, de finales de los 90. Un ejemplo de este estilo es la Achel Blonde.
  • QUADRUPE. Este estilo fue una creación de monjes holandeses, es una base de la dubbel pero con más aporte de maltas, lúpulos y azúcares tostados. Tiene más color, más densidad y más alcohol (entre 12 y 14 grados habitualmente). Un ejemplo de este estilo es la Rochefort 10.

13. Historia de la cerveza Orval

La centenaria abadía de Orval fue destruida durante la revolución francesa y posteriormente durante las guerras napoleónicas. Los propietarios de sus terrenos los guardaron , junto a sus ruinas, con la intención de fundar en tiempos mejores otra abadía, y en 1926 se los ofrecieron a unos monjes trapistas. Para reconstruirla empezaron por rehacer su parte más viable, que era donde se hacían el pan, los quesos y otros productos que podían vender para su sustento y el de la propia abadía. Pero al ver que otras abadías elaboraban cervezas y éstas se vendían muy bien decidieron copiarles y así en 1931 empiezan a elaborar cerveza y en 1932 sacan al mercado su primera receta.

Consiguieron hacer una cerveza diferente, compleja y con la llegada de las ideas de fermentación de Jan de Clerck cambiaron sus fermentadores abiertos de piedra por fermentadores cerrados cilindro-cónicos. El resultado no fue el esperado ya que su cerveza no salía con el mismo perfil que las primeras elaboraciones y tuvieron que pasar 3 años hasta que se dieron cuenta que su cerveza contenía Brettanomyces, un hongo unicelular importante en la elaboración de cerveza y del vino ya que es resistente al etanol (alcohol) y por lo tanto puede crecer tras el comienzo de la fermentación, lo que dejaba a la cerveza un aroma y paladar más bien ácido como el que se puede observar en las cervezas lambic y en algunos vinos. Restablecieron esto inoculando este hongo de manera artificial y esto es lo que confiere esta característica tan especial a la Orval, que es una cerveza que evoluciona continuamente con el paso del tiempo durante su maduración.

14. El origen del sello de la cerveza Orval

Una leyenda que acompaña a Orval desde la época de su fundación, cuenta que la viuda y condesa Matilde de Toscaza, quien era madrina de Godofredo de Bouillon, futuro rey de Jerusalén, visitó el monasterio. Matilde se sentó junto a un espejo de agua, metió su mano en el lago y al hacerlo perdió su alianza de casamiento. Muy triste por esta perdida, elevó una plegaria a Dios. En ese momento una trucha salió a la superficie con el anillo en su boca. La condesa muy contenta por esto exclamó: “Este realmente es el valle de oro…” (Val d´Or)(Or-val). Y de ahí la reconocible imagen de su etiqueta y logotipo.