Cerveza Roja

El atractivo color rubí de las cervezas rojas esconde un mayor cuerpo y sabor maltoso. Un dulzor con un remate seco que responde a un mayor uso de maltas tostadas y la ausencia de lúpulo, casi imperceptible en estas creaciones. Desde las Irish Red Ale hasta las Vienna Lager y las Lambic. La familia de las rojas es tan singular como misceláneo. 

Gulden Draak Classic La joya de la corona Van Steenberge, la cerveza del dragón¡¡ Estilo Belgian Strong Ale...
La eterna Flemish Red Ale La cerveza “ale roja” se elabora casi exclusivamente en el oeste de la...
Barbar Rouge Experimental cerveza gourmet creada en 2019. Al igual que sus hermanas tiene un añadido de miel,...
Auténtica cerveza belga de los pies a la cabeza Esta Chimay Roja, o Chimay Brune, es la más...
La joya de la corona arriacense Arriaca Imperial Red IPA es una cerveza estilo Red India Pale Ale...
Grimbergen Double Ambrée Double hace referencia a su doble fermentación, una en cubas y otra, la segunda, en...
Rochefort 6 Entre las dos guerras mundiales se elaboró, en algunas ocasiones, una cerveza de 5% de alcohol...
Urthel Samaranth Una cerveza verdaderamente auténtica, especialidad oscura, de buen gusto dentro de la antigua tradición cervecera flamenca....
-12%
Porterhouse Red Ale
Porterhouse Red Ale Si las ales rojas tradicionalmente se caracterizan por un dulzor dominante, Porterhouse ha querido equilibrar...
Weihenstephan Korbinian Carácter fuerte y aún más sabor, llamada así por Saint Korbinian para honrar al fundador del...
Charles V Roja La autentica cerveza del Emperador¡ Homenaje a Carlos V, gran amante de la cerveza, el...
Gordon Finest Red Temperamental y REDonda por naturaleza! Recuerda a los suntuosos paisajes escoceses, en las noches de...
€2,29
€2,59
€2,69
€2,19
€2,19
€1,69
€2,29
€2,49
€2,80 €2,49
€2,19
€2,19
€1,85
Spinner


Origen e historia de la cerveza roja

Con siglos y siglos de tradición, la cerveza roja tiene su origen en Escocia. Su color rubí es el resultado de una deliciosa mezcla de malta y cebada, sin casi lúpulo. ¿El motivo? Esta planta era muy difícil de encontrar en tierras como Escocia o Irlanda, por lo que este estilo resultó una forma fácil de seguir disfrutando de las birras sin  la necesidad del aroma lupulado. Eso sí, cabe aclarar que catalogar las cervezas como rojas hace solo referencia a su color. Nada tiene que ver una Irish con una Lambic, por ejemplo. Los sabores, cuerpos y aromas se mueven en un amplio y delicioso abanico para catar.

¿Por qué tienen ese color rojo? ¿Cómo se elaboran?

Hay algunos detalles que diferencian a las cervezas rojas de sus dos primas: las tostadas y las negras. La primera, como ya hemos explicado para entender su origen, es la poca cantidad de lúpulo que contienen. Pero en lo que se refiere a su distintivo color, hay que mirar al grano. Tanto la cebada como posteriormente la malta son tostadas con mimo para obtener ese brillante color rubí. Un tostado indispensable tanto en las de fermentación ale como las lager. El resto de cocinado no es muy diferente al de las cervezas rubias o tostadas.

¿A qué sabe la cerveza roja?

El resultado de este proceso del que hablábamos es una cerveza rojiza, con una espuma que suele ser ligera y débilmente rosada. Su aroma evoca al trigo, la malta y también a los olores frutales. Y en boca, una delicia. Por lo general, predomina el sabor a malta caramelo, sin mucha amargura al no tener casi lúpulo. Eso sí, algunas variedades como las Lambic belgas presentan interesantes puntos de acidez que contrasta con ese dulzor inicial de la malta. Un remate que se obtiene mediante la mezcla de cervezas nuevas y viejas.

¿Cuántos grados suele tener una cerveza roja?

Por norma general, las cervezas rojas no suelen sobrepasar la graduación alcohólica de 5 grados. Hay que recordar que en la graduación influyen las características de muchos de los ingredientes, como el tipo de malta y levadura empleadas, por lo que puede variar dependiendo de cada estilo.

Estilos de cerveza roja

Es llamativo ver cómo varía el concepto de cerveza roja en las diferentes partes del mundo. Este estilo tiene sus lugares de producción álgidos en, principalmente, cuatro países. Estas son las variedades más destacadas: 

Reino Unido: Las Scotch Ale de Escocia y las Red Ale de Irlanda. Ambas presentan un marcado sabor a malta frente a la ausencia de lúpulo, difícil de cultivar en estas frías tierras. Su alta fermentación, además, les otorga mayor cuerpo y densidad en la espuma.  

República Checa: Vienna Lager. En centroeuropa toda ‘red’ se denomina ‘amber’. En la tierra de la Pilsener rubia, no podía faltar una lager rojiza. Es el caso de este estilo vienés, claro y brillante. Son cervezas ligeras, con una carbonatación moderada y una deliciosa espuma. Fue creada en 1841 por Anthon Dreher en Viena y, desde entonces, varios súbditos han copiado este estilo. En lugares como América suelen tener sabores más marcados. 

Alemania: la mítica Märzen. El estilo lager elaborado desde el siglo XVI que se descorcha durante el Oktoberfest. Se trata de cervezas cobrizas, algo más densas y con mayor cuerpo que sus vecinas las vienesas. En ellas predominan los sabores a trigo y cebada, con una textura cremosa. El dulzor inicial termina con un golpe seco en boca. Una delicia con recuerdos a pan.

Bélgica: las amber ale de abadía y las amargas Lambic. Las cervezas rojas de fermentación ale presentan un ‘punch’ más especiado y amargo que la familia rojiza lager, sobre todo si hablamos de aquellas fraguadas en abadías. Estamos ante birras muy balanceadas, con cuerpo medio y un dulzor que termina con un golpe amargo. El lúpulo, con mayor presencia, le otorga un sabor algo más frutal, aunque sin ser predominante. 

Cabe destacar también las Lambic, una creación típica de Flandes cuyo sabor es especialmente amargo, con recuerdos a vino y sidra. Muy frutales y agrias, su cuerpo es ligero como resultado de una mezcla de cerveza vieja y joven. 

Las cervezas rojas más emblemáticas internacionales

En Escerveza contamos con una importante selección de las mejores cervezas rojas del mundo con una gran variedad de estilos. 

Cervezas rojas nacionales

A decir verdad, España nunca ha sido un país con una tradición cervecera roja marcado. Sí que es cierto que en los últimos años, sobre todo gracias a la labor de las microcerveceras, en el mercado nacional han aparecido algunas interesantes propuestas de este color. Estos son algunos de los más destacados: 

Maridaje

No hay nada mejor para acompañar el dulzor de la cerveza roja que un buen queso maduro. También son ideales las carnes grasas y los embutidos, sin olvidar sabores más suaves como son el de la pasta o la pizza.