Bosteels

Los padres de la Kwak y la Tripel Karmeliet

Detrás de ese icónico vaso de madera y cristal de la cerveza Kwak se esconden los más de 200 años de historia de la familia Bosteels. Sus siete generaciones de cerveceros han sido todo un referente en Bélgica. No solo por su emblemática Kwak, rescatada en 1980 por estos empresarios, sino también por su sabrosa Tripel Karmeliet y distinguida DeuS. Su especialidad, las rubias potentes con reconocimiento en el panorama cervecero internacional. Sus Strong Ale han dado la vuelta al mundo y reforzado la personalidad de las creaciones belgas

Tripel Karmeliet Cerveza Tripel belga de apariencia dorada clásica con un carácter distintivo debido al uso de tres...
Kwak: una cerveza a carruaje Época napoleónica. Al mezquino de Napoleón Bonaparte se le ocurre la maldad de...
-11%
Copa Tripel Karmeliet
Una copa para los carmelitas La Triple Karmeliet, o como dirían los flamencos, Triple Carmelita, es una cerveza...
-11%
Copa Kwak
Pauwel Kwak, por su forma la conoceréis En el mundo de la cerveza podemos encontrar de todo, y...
Tripel Karmeliet (75 cl.) Botella Premium Cerveza Tripel belga de apariencia dorada clásica con un carácter distintivo debido...
Kwak (75 cl.) Botella Premium Cerveza tradicional ámbar belga fuerte, una mezcla perfecta de malta y lúpulo con...
€2,09
€1,99
€5,50 €4,90
€18,75 €16,75
€5,99
€5,49
Spinner


Historia de Bosteels

Hablar de la familia Bosteels es hacerlo de una tradición cervecera que corre de generación en generación durante más de 200 años. Su cervecería abrió sus puertas en Buggenhout, Bélgica, por primera vez en 1791 gracias a Jean-Baptist Bosteels. Marcaría el rumbo de su familia con una clara apuesta por servir barriles y barriles de birra de forma ininterrumpida. Ni tan siquiera las guerras mundiales pararon su producción, un factor que mermó a muchas cerveceras por aquel entonces. Se trata de una familia influyente. Tres de sus siete generaciones han llegado a ser alcaldes de la ciudad.

Sus orígenes están ligados a las pils. En 1930 vendían estas ligeras lager a  zonas como Gante, Amberes o Bruselas. Su futuro cambiaría en 1980. Ivo Bosteels, la sexta generación, decidió rescatar la tradicional cerveza de Pauwel Kwak. Todo un éxito que dio el pistoletazo de salida a las cervezas fuertes de Bosteels. Su hijo, Antoine, es el que está detrás de la Tripel Karmeliet y DeuS Brut des Flandres. Otras dos rubias con muuucho carácter. La fábrica, diseñada por el arquitecto Minnaert, continúa en el pueblecito de Buggenhout. Ahí siguen sus muros, con la antigua residencia familiar y la icónica torre de las instalaciones.

Su emblemática Kwak: pillería cervecera en tiempos de Napoleón

Época napoleónica. Al mezquino de Napoleón Bonaparte se le ocurre la maldad de prohibir a los cocheros bajar a tomarse una cerveza cuando llegaban a una posada para que los cansados caballos descansen. Como siempre. Hecha la ley, hecha la trampa. Esta vez fue al posadero Pauwel Kwak a quien se le encendió la bombilla. Fue en la posada ‘De Hoorn, en la ciudad belga de Dendermonde. Allí inventó un peculiar vaso para que pudiesen viajar con las manos libres y a la vez dar tragos de su exquisita cerveza. De los detalles técnicos hablaremos en el siguiente apartado. Desde 1791 (casi nada) la cervecera Bosteels Brouwerij es la encargada de seguir la receta tradicional de esta cerveza desde Buggenhout. Nada más y nada menos que 200 años ha perdurado este tradicional elixir que es un emblema para los más cerveceros. Gracias, en gran parte, a la decisión de la familia Bosteels a repescar esta receta. ¡Menos mal!

Hablemos de las bondades de la Kwak. Estamos ante una Belgian Strong Ale. Su intenso color ámbar rojizo entra por los ojos. Y también su densa y consistente espuma. En nariz se aprecia sus olores dulces y la presencia de la malta acaramelada. Recuerda a frutas como piña, plátano… Y en el paladar no decepciona. Un sabor denso, con finas burbujas, gracias a su cuerpo obtenido de la alta fermentación y un regusto dulce que evoca a notas de regaliz y un ligero picante antes de un remate final amargo. Este es el resultado de la mezcla del agua subterránea obtenida de un pozo de más de 100 metros de profundidad, en la que se ha hervido cebada malteada junto a dos tipos de levaduras. Se trata de una cerveza con un grado alcohólico aceptablemente alto, de 8,4%, como suele ser habitual en este tipo de cervezas belgas. Esta receta ha obtenido numerosos reconocimientos y premios. Tiene una mención de Honor en la Exhibición Mundial de 1876, cuando todavía era considerada una craft beer. Y luego obtuvo, entre otros galardones, la Medalla de Oro en la World Beer Cup (USA-1996).

El famoso vaso. Entremos en materia. El quid de la cuestión era cómo liberar las manos de los conductores del carruaje. Guiar a los caballos con una mano en el vaso buena idea no es… El pillín de Kwak ideó un vaso de vidrio soplado con forma alarga, una especie de probeta con un depósito en su parte inferior para evitar que el líquido se derramara. Lo realmente importante de la creación fue el soporte de madera que lo sostiene por el medio. Hace una especie de pinza y el artilugio estaba pensado para enganchar al coche, lo que permitía a los sedientos conductores saciar su sed de cebada. Hoy en día sigue usándose ese vaso para servir esta deliciosa cerveza. ¡Pero tranquilos! ¡Que no hace falta ir en carruaje! Puro simbolismo. De la mesa al gaznate y listo.

Las otras cervezas de Bosteels: una Tripel muy especial

No es justo que la Kwak robe todo el protagonismo en el catálogo de Bosteels. Corto y con solo tres propuestas, sí, pero todas ellas de gran calidad. A la DeuS, una marcada Strong Ale con sabores especiados y toque a frita,  se suma su otra joya de la corona: la Tripel Karmeliet. Esta atractiva Pale Ale dorada está cocinada en base a tres granos que le otorgan un fino regusto a trigo y la sedosidad de la avena. Sin olvidar las notas maltesas. Una delicia, sobre todo si se bebe en su característica copa

¿Dónde comprar las cervezas Bosteels?

Aunque es relativamente fácil encontrar las cervezas Bosteels en España, en Escerveza te lo ponemos muy fácil. Su Kwak y la Triple pueden estar en un abrir y cerrar de ojos a las puertas de tu casa. ¡También el emblemático vaso!