Fabricante:
Hoegaarden

Origen:
Bélgica

Color: Rubia
Estilo:
Trigo, Witbier
Grado: 4,8 %

 

IBU: 8 
Sabor: Agridulce y refrescante



Descuentos especiales por cantidad 

Media caja
(12 uds.)
3% de descuento
Una caja
(24 uds.)
5% de descuento

Hoegaarden Blanca

Código del producto: UDAB023

Disponibilidad:En stock

€1,39   IVA incluido.

Hoegaarden Blanca

Los origenes de esta cerveza de trigo blanco se remontan hasta 1445 cuando en Hoegaarden, un pequeño pueblo de Bélgica, una receta fue desarrollada: los ingredientes tradicionales fueron aderezados con cilantro aromático y un toque de piel de naranja de curacao. Hasta hoy, se produce aún sin filtrar.

Notas de Cata


Vista: Aspecto natural y ligeramente turbio por no ser filtrada y pasar por una segunda fermentación en botella.

Olfato: Aromas del trigo con ligeras esencias cítricas donde predomina la ralladura de naranja, con notas de pan y especias.

Gusto: Sabor característico, agridulce y especiado debido al empleo de cáscara de naranja y el cilantro incorporados a la mezcla de agua de manantial natural, trigo sin maltear, cebada malteada y lúpulo.

Siglos hace que Bélgica todavía era parte de los Países Bajos y este todavía tenían muchas colonias, de manera que los holandeses a menudo traían cosas maravillosas y extrañas de sus excursiones al extranjero. Entonces sucedió que las especias exóticas se hicieron fácilmente disponibles, especialmente para los amados monjes. Fuentes históricas nos dicen que la primera cerveza de trigo fue increíblemente agria, hasta que los monjes Hoegaarden comenzaron a experimentar con la cáscara de naranja y el cilantro de la colonia Curazao, un descubrimiento divino que condujo a la mundialmente famosa receta Hoegaarden. La cerveza de trigo causó revuelo en Hoegaarden, convirtiendose en una gran cervecería ya para el siglo XVIII. Sin embargo, la última cervecería en Hoegaarden, Tomsin, cerró la tienda en 1957. Poco después, en 1965, los aldeanos decidieron tomar medidas para preservar la receta original y el entonces lechero Pierre Celis tomó el toro por los cuernos y comenzó a preparar pequeños lotes, usando únicamente una caldera de cobre. Rápidamente expandió su producción y se mudó a un edificio más grande - "De Kluis" - un sutil guiño a los monjes. Para 1985, el asentimiento ya no era sutil, ya que producía más de 75,000 hectolitros por año y justo cuando estaba a punto de comenzar a exportar a los EE.UU., un incendio aplastó sus sueños, destruyendo la cervecería. La cerveza de trigo belga original sobrevivió y perduró hasta nuestros días, de hecho, 9 de cada 10 cervezas de trigo vendidas en Bélgica son de Hoegaarden, con un sabor único apreciado y premiado en todo el planeta.

Hoegaarden Blanca