Zundert

Holandesa y trapense

Su abadía trapense se encuentra ubicada en un lugar llamado kievitmoeren, que en holandés significa "humedal de las avefrías", lo que viene a explicar su logotipo: el ave que encabeza su etiqueta.

La cervecería trapense "De Kievit" es una de las dos cerveceras trapistas que existen en Paises Bajos (solo 12 en el mundo gozan de este distintivo).  Como el resto de cervezas trapenses, los monjes intervienes en su elaboración, dentro del monasterio y bajo las estrictas y limitadas normas de elaboración y producción. Abajo te contamos un poco más sobre su historía, sus cervezas y la curiosa historia detrás de su logo.

La cerveza trapense de Holanda Esta Quadruppel Trapense, con nombre similar a la población holandesa que vió nacer...
La Strong Ale de los monjes holandeses En Holanda podemos encontrar dos abadías trapenses donde elaboran cerveza, una...
€4,50 €4,50
€4,10
Spinner


Abadia trapense Zundert

El resumen: Trappistenbrouwerij de Kievit Abadía de Zundert

Las cervezas Zundert se producen en la Fábrica - Granja Trappistenbrouwerij de Kievit; que fue fundado como un lugar de descanso para monjes inmigrantes en el siglo XIX. El nombre de Kievit, proviene de su traducción del Neerlandes: “avefría”; que es uno de las aves de corral que habitan el monasterio y que podemos encontrar en el logo de las cervezas Zundert. El monasterio está rodeado de tranquilas campiñas y prados donde habita, entre otros Kievit. Como es tradición, los monjes holandeses de esta cerveza trapista llevan a cabo todo el proceso de producción de forma semi-manual; desde el cultivo de la malta hasta parte del embotellado de sus cervezas.

La única marca de cervezas producidas por la Trappistenbrouwerij de Kievit es Zundert (8 y 10), comenzando la producción en 2013. La venta de estas cervezas es actualmente su principal fuente de ingresos, junto con las visitas turísticas y los eventos de culto y retiro religioso. Cabe destacar el hecho de que son una de las dos casas cerveceras con sello trapista que existen en Paises Bajos

Históricamente, el sabor de la cerveza Zundert ha sido influenciado por la cervecera local, tiendo una gran importancia las cerveceras (o mejor dicho, los monjes) de Westmalle y Koningshoeven (Cervezas Trappe), cuyas creencias religiosas e historia les han hecho compartir en ocasiones el mismo espacio de residencia.

Lugar de nacimiento: el pueblo holandés Zundert

La marca de Cervezas Zundert pertenece a la Abadía de María Toevlucht, ubicada en la región de Moeren, en la localidad de Zundert. Localidad que da nombre a su gama más famosa (Cerveza Zundert 8 y Zundert 10), está ubicada en Brabante Septentrional, al sur de los Paises Bajos, cerca de la frontera con Bélgica. Quizás os suene esta localidad, ya que fue el lugar de nacimiento y residencia del postimpresionista Vincent Van Gogh.

Sobre la fundación de la Abadía Trapense

Sería por 1899 cuando dos monjes de la Abadía de Tilburg (la que años más tarde se convertiría en de Koningshoeven - abadía de cervezas La Trappe) se mudaron a Zundert, donde uno de los agricultores principales de la granja “de Kievit” (el Sr Bart Nows), les proporcionó amparo y trabajo durante un tiempo.

Tiempo después, a manos de dos monjes, comenzó la construcción del primer monasterio, que finalmente sería consagrado el 24 de Mayo de 1900. Convirtiéndose así en el Monasterio de Maria Toevlucht, en holandés, El Refugio de Maria, que daría cobijo a 12 nuevos monjes. Durante sus inicios, dirigidos por el Hermano Nivardus Muis, tuvieron algunas complicaciones que les obligó a salir del monasterio durante más de 15 meses, viéndose obligados a refugiarse en la Abadía de Westmalle.

Como se puede ver, nacieron del monasterio de Koningshoeven, donde se elabora la cerveza Trapista Trappe, y pasaron una pequeña residencia en otra gran casa cervecera, Westmalle. Desde luego, influencia y conocimiento no les faltaron nunca.

De la agricultura, a la fermentación; pero siempre con un proceso de elaboración manual.

Durante la segunda mitad del siglo XX, los monjes se dedicaron principalmente a la agricultura, ya que era una de las tradiciones más respetadas y conocidas por los monjes del lugar. También era acompañada por la elaboración manual de todo tipo de productos, sin embargo, con el cese y las complicaciones para mantener la actividad agrícola se decidieron por buscar

“una nueva actividad que se adaptara a nosotros y que, al mismo tiempo, ofreciera un buen equilibrio entre esfuerzo e ingresos ”

Decantándose finalmente en 2009, por abrir una fábrica de cervezas; pero respetando siempre la tradición Trapista y el afán sin ánimo de lucro característico de estos monasterios. En sus palabras:

“los monjes elaboran cerveza para vivir, no viven para elaborar cerveza”.

Decididos comenzaron con el proceso de diseño, dando comienzo al proceso de construcción y edificación en 2012. Según cuentan las malas lenguas, estos tres años los invirtieron en visitar las Abadías Trapenses más influyentes, catando cervezas y deliberando que estilo producirían. No parece un mal plan, ¿no?,

La obra se finalizó tan solo un año más tarde de su comienzo, en 2013, dando el pistolezato de salida el propio alcalde de la localidad de Zundert, Leny Poppe-de Looff.

Maria Toevlucht, uno de los dos monasterios Trapistas que hay en Holanda

Una vez decididos a dar el paso en 2009 buscaron el emplazamiento más adecuado de la futura fábrica, que fue llamada Trappisten Brouwerij de Kievit. Finalmente, se emplazó en un antiguo granero donde durante mucho tiempo se almacenó el grano y forraje para los animales, transformándose en una moderna fábrica equipada con maquinaria para producir cerca de cuarenta hectolitros por cada lote de producción.

La actual ubicación de la granja se encuentra en el antiguo pajar de la antigua granja, la Granja de Kievit (el ave de corral más típico de la zona, que ellos mismos criaban, traducido sería: avefría). Las paredes exteriores están compuestas por vidrio esmerilado, de tal forma que el hormigon y la estructura antigua, dejando entre ver perfectamente los orígenes humildes y de culto que marcan su historia.

Según describen ellos su fábrica-granero: “Una aleta en forma de avefría sigue adornando el tejado de la cervecería, igual que antes adornaba la granja”.

Hoy en día, el Monasterio, además de producir cerveza, es un destino turístico popular para aquellos que quieren aprender acerca de la historia y tradición del lugar; además de por sus retiros de culto y espirituales, llevándose a cabo importantes ceremonias religiosas y cultos, e incluso visitas guiadas por el lugar.

Su imagen, un reflejo fiel de los propios monjes

El Avefría - Kievit, el logo

A la hora de diseñar su logo, tuvieron claras sus dos principales intenciones: a) son una entidad monástica y así tiene que transmitirse y; b) la cervecería es joven y no podía nacer anticuados. Por ello, para satisfacer ambos requisitos decidieron colocar un avefría moderna y orgullosa. Su cabeza aparece de entre la hierba de una forma joven y fresca. La traducción al Neerlandes de avefría es "kievit”, el nombre de la cervecería hace referencia a la granja 'De Kievit', lugar que hoy soporta su fábrica. De tal forma que la cervecería representa el siguiente paso de la granja.

El avefría está colocada en una clave pentagonal, simulando las ventanas de la abadía; y al mismo tiempo, la “d” del nombre "Zundert" está alterada de tal forma que simula la silueta del avefría y su copete.

El morado, el color

En su web, rápido nos cuenta que el color morado no tiene explicación más allá, y que fue obra de los diseñadores que acompañaros el proceso de selección de la identidad corporativa. A ellos mismos les gusta imaginar que…

“Quizá se inspiraron en el brezo púrpura que florece en las fincas que rodean la abadía, en las dalias púrpuras de Zundert Corso o en el rododendro que florece en la puerta”

Los dos grandes éxitos de la abadía: Zundert 8 y Zundert 10

La Zundert 8 es el hijo pródigo de esta casa cervecera, ya que durante 5 años (de 2013 a 2018) solo elaboran esta modalidad, hasta que finalmente atendieron la petición de muchos de sus seguidores añadiendo a la habitual tripel, una quadrupel aún más potente.

Las cervezas Zundert 8 y Zundert 10 son ambas cervezas negras y complejas, con sabores y aromas únicos, indistinguibles del proceso manual hecho con amor desde Holanda. Mientras que la Zundert 8 es una cerveza Trippel, con un cuerpo suave, aunque alta graduación, deja aromas a frutos secos y ciertos tonos dulces acaramelados. El amargor es muy suave y el nivel de carbonatación ideal para refrescar. Por otro lado, la Zundert 10, es una cerveza más potente, una Quadrupel Belga, con aromas a caffe, caramelo y pan tostado. El sabor es intenso y complejo, con notas de chocolate de árbol de Navidad, caramelo y pasas. Estas dos cervezas son ideales para los amantes del estilo belga con un gusto por la complejidad pero un aprecio por la delicadeza.

Algunos premios de la “primera hija” Zundert 8:

  • CAMRA North West Beer Of The Year, 2014.
  • Kopjeshop Arte Cervecera, 2015.
  • International Beer Challenge, 2015.
  • European Beer Star Bronze, 2016.
  • World Beer Cup, 2016.

Y los premios hasta el momento de “su hermana pequeña” Zunder 10:

  • World Beer Awards, 2017.
  • International Beer Challenge, 2018.
  • European Beer Star Silver, 2018.

 

Algunos maridajes para la Zundert 8 que, como buena cerveza tripel estilo belga, pueden ser platos tan variados como estos:

  • Platos de carne: carne a la parrilla o asados, como el cordero, el cerdo o el pato.
  • Quesos: El sabor a levadura y frutas de la Zundert 8 se equilibra bien con quesos con sabor intenso, como el Roquefort o el Gouda.
  • Mariscos: las tripel belga también son una excelente opción para maridar con mariscos, especialmente con platos de mariscos con salsas cremosas, fumés, ostras, o intensos sabores a mar..
  • Postres: de sabores fuertes y dulces como el chocolate o el caramelo, o estilos agridulces más chocantes.

Sin embargo, la Zundert 10, al tratarse de una Quadrupel Belga presenta alguna dificultad para combinar. Pero siempre será posible

  • Carnes rojas: El sabor intenso y afrutado de una Quadrupel se complementa bien con platos de carne roja, como el cordero, el solomillo o la chuleta. El alto contenido alcohólico ayuda a equilibrar la grasa de la carne.

  • Platos con salsas fuertes: el sabor a especias y caramelo se complementa bien con platos con salsas fuertes y especiadas, como el estofado de carne, el guiso de cordero o al chilindron; también puede combinar con platos tradicionales de nuestro pais: manos de cerdo, oreja, callos, etc.

  • Platos ahumados: salmón ahumado, el jamón ahumado o el queso ahumado.

  • Postres con chocolate:  brownie, cheesecake - tarta de queso o tartas. El alto contenido alcohólico ayuda a equilibrar el dulzor del chocolate.