Het Anker

Los creadores de la Carolus

Cervecería flamenca situada en Mechelen. Fundada en 1471 por una comunidad de beguinas pero adquirida en 1872 por Louis Van Breedam, la rebautizó con el nombre de Het Anker ("El ancla") en 1904. Tras ampliar su surtido de lagers a ales, comenzó a producir la "cerveza del emperador" después de la II Guerra Mundial, que más adelante rebautizó como "Gouden Carolus" en honor a Carlos I, criado en la misma ciudad de procedencia que la misma fábrica. A finales de siglo abrieron una brasserie y un hotel, y en 2010 se inició la producción de whisky puro de malta, destilado a partir de la Gouden Carolus Tripel. La cervecería ha ganado una reputación internacional excepcional y premios en todo el mundo.

Carolus Classic Pertenece a la cervecería flamenca Het Anker. Aunque el origen viene del S XV, fue Louis...
Gouden Carolus Ambrio, pura tradición de Mechelen Efectivamente, el origen histórico de esta cerveza tiene su inicio en...
La más joven de la familia Het Anker Esta es posiblemente una de las cervezas más novedosas y...
Triple belga. Tradición, pasión e historia en un solo vaso De estilo Ale, pero de color rubio, tienen...
€2,78 €2,78
€3,34 €3,34
€3,34
€3,26
Spinner


La fábrica de 'El Ancla'

En el siguiente vídeo encontraréis una visita guiada, por el propio equipo de Het Anker, en sus instalaciones más emblemáticas! No tiene pérdida (nunca mejor dicho...). 

 

Un poco de historia de la fábrica de Het Anker

El pasado de la Cervecería Het Anker está lleno de curiosidades y de hitos históricos. Para empezar, se trata de una de las cervezas más antiguas de la región flaminga, con las primeras fechas de registro en 1369, como ya hemos señalado, en la ciudad de de Mechelen (Malinas en Castellano). Esta cervecera belga fue constituida, con su registro como cervecero por Jan In´t Anker.  

Dato curioso: se dice que el único registro de esta fundación es el pago de Jan In´t en el registro mercantil para registrarse como cervecero.

Este hombre pertenecía a una comunidad monástica de culto religioso, donde elaboraban cerveza con la finalidad de reconfortar o aliviar a las personas que padecían enfermedades. Esta misma ubicación sería la que luego se convertiría en la fábrica de cervezas belgas Het Anker.

Pasados casi 80 años, cercano al año 1433, y tras casi el cierre por parte del fundador, sería si hijo Matthijs quien se hizo con todo el material, convirtiéndose en el único cervecero de oficio en la región. Aún siguen siendo parte de la propiedad de la cervecera estos edificios del Siglo XV donde Matthijs comenzó a elaborar sus primeras recetas.

Golden Carolus, la cerveza favorita de Carlos V

Una de las cervezas más famosas de la casa debe su esplendor al “Rey Emperador” Carlos I (de España) o V en Europa. Se conoce que una de las cervezas más oscuras que elaboraban era la preferida de dicho monarca, llegando hasta tal punto de que dejó impreso su sello en la vajilla de la casa y en los barriles que estos mismos producían.

Este sello era una réplica de la moneda de oro que ostentaba en su momento, y a la cual ponía cara el propio Carlos V. De ahí el famoso nombre Gouden Carolus, ya que la moneda era acuñada Gouden Carolus, siendo Gouden dorado en Neerlandés.

De producir malta para toda la ciudad, a desmantelarse por la I Guerra Mundial

Este famoso apodo que pone nombre a la cerveza más icónica de la casa, siguió por mucho tiempo sin alteración, al igual que la tradicional sucesión familiar de cerveceros. Hasta que finalmente, a finales del siglo XIX Louis Van Breendam adquiere toda la planta de producción y la marca al completo, inyectando una gran cantidad de capital que les permitiría tener una de las más novedosas instalaciones de la región, incluyendo el uso de vapor.

Sería unos años más tarde, a inicios del siglo XX cuando se construye una enorme maltería, ya bajo la dirección del heredero de Louis, Victor. Esta gran construcción, y con Europa como una potencia industrial, acabaría construyéndose en una de las malterías que producía para toda la región. Así es, lo que comenzó siendo una producción propia, se tuvo que extender hasta las 24 horas de trabajo para poder suplir la alta demanda de malta que tenían en la ciudad, dando así servicio a otros cerveceros.

Sin embargo, y por muy bien que suene la historía de Carolus y Het Anker, con la invasión de Alemania en el transcurso de la Primera Guerra Mundial, la cervecera para su producción. Desmantelada por completo, se emplea para la producción de material específico para armas.

Dato curioso: Con la invasión de Alemania, la dictadura militar decidió que tan solo una fábrica de toda la ciudad podría fabricar cerveza. Además, se elegía por sorteo, siendo la “afortunada” la producción de Chevalier Marin.

Fin de la Guerra, Het Anker vuelve a producir; ¡y a liderar!

Con el fin de la guerra y la expulsión de las tropas alemanas, Het Anker rearma toda su operación, desde la maltería hasta la fabricación de cerveza. El resurgir de esta tradicional fábrica, y su buen hacer en la elaboración cervecera llevó a uno de los herederos de la familia Breendam, Charles, a ser nombrado presidente de, posiblemente, la asociación cervecera más prestigiosa de Europa: “Confederación de los Cerveceros Belgas”.

Con el buen ritmo de la cerveza, y el éxito alcanzado por los cerveceros, a mediados del XX, deciden replantear toda su fábrica, dando por finalizada la elaboración de malta, y poniéndo el foco en la cerveza. Durante esta instalación, llegaron a situarse como una de las fábricas más modernas e innovadoras del momento, con tanques de reposo suspendidos, sistemas movimiento de líquidos, etc.

Camino al éxito cervecero y más herederos de Van Breendam

Pasada la mitad del siglo XX, y visto el éxito que tenía la cerveza entre los diferentes estamentos de la ciudad, la cerveza fue llevada a todo Bélgica, hasta llegar el punto de comenzar a exportarse. Sería en el 90 cuando la quinta y, por ahora, última generación de la familia toma el mando de la fábrica. Si bien con la entrada de otras generaciones ha habido cambios sustanciales, en este caso no iban a ser diferentes.

En este caso, se introdujo nueva maquinaria para los procesos de lagering y fermento.

Tap Room y apertura de un ¡Hotel!

Sería ese mismo año, 1990, cuando, y por primera vez, la cervecera se decide a abrir su propio local de hostelería en las instalaciones. Lo que ahora se conoce como Tap Room. En él se sirven platos maridados, como era de esperar, con su cerveza, y las birras más frescas. Directas del Tanque.

En 1999, 9 años después de la apertura del TapRoom, cuando abrirían el famoso Hotel Carolus, ahora Hotel Het Anker, en lo que eran los almacenes de la fábrica. En sus inicios contaba con 24 habitaciones, las cuales han ido expandiéndose.

¿Cuáles son las cervezas más conocidas de Het Anker?

Estas son las cervezas de más renombre internacional y que han salido de estos muros con tanta historia.