Franziskaner

Franziskaner, la primera cervecería de Múnich

Hablar de Franziskaner es hablar de uno de los referentes alemanes de las cervezas de trigo. La popularidad de su Hefe-Weissbier Naturtrüb ha crecido a pasos agigantados en la última década a nivel internacional. Esta conocida cervecera que comenzó a producir en Baviera ya en la Edad Media sigue apostando por su tradicional receta bajo la escrupulosa ley de pureza de 1516. Y su etiqueta, un homenaje cervecero a aquellos franciscanos que en 1363 pusieron las primeras piedras en la historia de esta contrastada productora.

Tradición bávara a cada trago Una gran protagonista entre las cervezas de trigo alemanas, natural y elegante. Elaborada...
-19%
Vaso Franziskaner
Las tradicionales cervezas de trigo y su vaso perfecto Quien más o quien menos seguro que conoce esta...
Franziskaner Dunkel Elaborada según la tradición Weissbier bávara, te ofrecerá marcadas notas de caramelo que le aportan la...
€1,49
€5,50 €4,50
€1,49
Spinner


La historia de Franziskaner

La historia de la cerveza no puede entenderse sin la casa Franziskaner, referente mundial en la cerveza de trigo, más conocidas como weissbier. Retrocedamos en el tiempo. Edad Media, 1363. Baviera, una de las grandes cunas mundiales de producción de cerveza. Por aquel entonces, cuando los pequeños productores se limitaban básicamente a suministrar a los habitantes de los alrededores, apareció por primera vez el nombre de ‘Bräustatt Bey den Franziskanern’, por el monasterio franciscano que se encontraba a los alrededores. Así nació la primera fábrica de cerveza civil en el distrito de la Residencia de Múnich.

Ahora, según las estadísticas federales alemanas, hay más de 600 fábricas de cerveza en Baviera. El distrito alberga casi la mitad de las que existen en el país. Toca dar un salto en el tiempo para entender un poco más la importancia de Franziskaner en el mundo cervecil. Pasan casi 500 años. Es 1872 y la primera jarra de Franziskaner se sirve en el Oktoberfest, la gran fiesta alemana de la cebada, la levadura y el lúpulo. No lo hizo, sin embargo, con su inconfundible cerveza de trigo, sino con un dorado estilo vienés.

Tras su fusión con la pala de Spaten, otro símbolo de la cerveza alemana, en 1964 por fin vio la luz su amada cerveza de trigo, aunque no fue denominada como Franziskaner Hefe-Weissbier hasta 1974. Tan solo diez años después su distribución nacional traspasa Baviera y ya en el siglo XXI se convierte en un referente a nivel mundial.


¿De dónde viene el nombre de Franziskaner?

En alemán ‘Franziskaner’ significa Franciscano, un claro guiño a las raíces de esta importante productora, la primera no palaciega muniquesa. No es casualidad ese bonachón fraile que protagoniza su etiqueta desde 1909 como símbolo de su primera ubicación junto a un monasterio de franciscano. El artista Ludwig Hohlwein diseñó esta inconfundible imagen que nos vigila desde la botella.

Su filosofía y la ley de pureza bávara

Los bávaros son el gran referente a nivel mundial en la producción de cerveza de trigo, siguiendo pauta por pauta una antigua receta que sigue de forma escrupulosa la ley de pureza de 1516, una dura regulación decretada por Guillermo IV de Baviera. Como no podía ser de otra forma, Franziskaner ha conservado en el proceso de elaboración esta tradición centenaria que cuida con mimo en Löwenbräu, en Múnich. Ponen en especial valor la calidad del agua. Al fin y al cabo, el 90% de la cerveza está compuesta por agua. Por cada litro producido, se necesitan 3,5 de H2O. Extraen directamente de un profundo pozo un agua cristalina pre-glacial cuya composición es ideal para la cerveza al adquirir sabores de los minerales de las rocas.
La malta utilizada en Franziskaner es de trigo ligera. El cereal crece entre marzo y agosto en el distrito del Danubio-Ries, mientras que la levadura para las cervezas de trigo debe ser de alta fermentación. Los propios cerveceros de Franziskaner cuidan con mimo una cosecha propia. La magia del lúpulo proviene de Hallertau, de los cultivos más grandes del mundo. Nada más y nada menos que 14.806 hectáreas entre Ingolstadt y Landshut, en pleno corazón de baviera. Esta variedad, madurada entre mayo y finales de agosto, ofrece a la Franziskaner ese característico sabor amargo y aromático.

Franziskaner Hefe-Weissbier, su cerveza por excelencia

La clásica Franziskaner Hefe-Weissbier Naturtrüb es una apuesta por la tradición, por conservar esa  cerveza de trigo con sabor fresco y ligeramente ácido. Electrizante y ligera de cuerpo gracias a unos ingredientes de alta calidad bávara.

Apariencia. Su característico color dorado se muestra ligeramente turbio gracias a la levadura en suspensión, lo que le otorga una espuma cremosa y a la vez persistente en el tiempo. 

Aroma. Un peculiar aroma clavo se mezcla con el toque afrutado del plátano, también con ligeras notas de caramelo y cereal tostado.

Sabor. Ligera y amarga, sus toques de acidez y dulzor la convierten en una excelente opción para cualquier momento refrescante solo o en compañía. 

    Maridaje con cerveza Franziskaner

    El sabor del trigo combina a la perfección con cualquier plato de carne, sobre todo aquellas magras y especiadas. Y si han sido asadas o hechas a la parrilla, mejor que mejor. Un gran ejemplo, las conocidas salchichas bávaras si nos apetece montarnos nuestro pequeño Oktoberfest particular. Otra gran opción, los ‘pretzels’ o cualquier acompañamiento salado, como frutos secos o patatas fritas. Franziskaner también dispone de su propio vaso tipo weizen para hacer la cata aún más perfecta.

    Las creaciones más reconocidas de Franziskaner

    Sin duda, su primera espada es su famosa cerveza de trigo con levadura ligera. Desde la década de los 70 ha crecido a pasos agigantados hasta convertirse en un referente a nivel internacional.

    Las cervezas Franziskaner son:

      ¿Qué son las cervezas de trigo?

      Las cervezas de trigo son, por lo general, cervezas ale o de alta fermentación, elaboradas con una importante proporción de trigo y con una proporción menor de cebada, y en ocasiones otros cereales como el centono o la avena. Existen dos tipos mayoritarios de cervezas de trigo, por un lado están las clásicas Weissbier alemanas, y por el otro tenemos las tradicionales Witbier de corte belga. Además de estos dos tipos también podemos encontrar otros estilos de cervezas de trigo con algo menos de presencia quizás que los anteriormente mencionados, como por ejemplo algunas Lambic belgas o las alemanas Berliner Weisse y Gose, un estilo clásico alemán de cerveza de trigo salada.

      Características principales de las cervezas de trigo

      Las cervezas de trigo presentan ciertas características como:

      • Son cervezas de alta fermentación (ALE)
      • No son cervezas 100% de trigo, ya que contienen aproximadamente entre un 50% y 60% de trigo y el resto de cebada y a veces otros cereales.
      • Suelen ser cervezas sin filtrar, de ahí su apariencia velada o ligeramente turbia.
      • Son cervezas muy refrescantes y saciantes, ideales para épocas de calor y altas temperaturas.
      • El trigo puede ser malteado o no.
      • Poseen un sabor ligeramente ácido y son muy espumosas.

      ¿Dónde comprar cervezas Franziskaner?

      A pesar de que la cerveza Franziskaner es plenamente internacional y es fácil encontrarla en locales y comercios, la opción de la compra online se antoja perfecta para aquellos paladares exquisitos que prefieren el servicio puerta a puerta. Desde escerveza.com os ponemos muy fácil y al alcance de todos los paladares.

      ¿Quién es el propietario de cervezas Franziskaner?

      Desde 1922 la fábrica de cerveza Franziskaner-Leist se fusiona con la de Spaten. Nace así Spaten-Franziskaner-Bräu, una de las principales empresas de cerveza alemana. Además de la Franziskaner, en sus entrañas también se produce la lager de Spaten. Su sede se encuentra, cómo no, en Múnich.