Darla en lata

La expresión ‘dar la lata’ ya nos suena mal. A pesar de todo, aquí las vamos a defenderla, sobre todo si dentro va una cerveza de calidad, porque darla en lo que en su día fué una gran innovación en aluminio, tiene también sus ventajas. ¡Que nos den mucho la lata! y si es de cerveza, mejor! 

ERIKA SORRELL  |  2.5.202

Pro: son opacas, lo que es una gran ventaja para proteger el lúpulo del deterioro que sufre por la luz. Contra: es una lata.

Pro: son ligeras, lo que permite abaratar mucho los costes de transporte y almacenaje. Contra: es una lata.

Pro: son herméticas, por lo que evitan la oxidación manteniendo las propiedades y calidad de lo que contienen durante más tiempo. Además y dado que las cervezas hay que almacenarlas de pie, son perfectas para meterlas a la nevera. Y el aluminio se enfría más rápido que el vidrio. Contra: sigue siendo una puta lata.

Es una pataleta absurda y lo sabes. Las latas hace mucho que dejaron de ser el contenedor de esa cerveza barata y bastante mala de los supermercados. Lo que los yankies llaman ‘one buck beer’. Comenzó quizá como una moda, hace unos cinco años, y ya se ha impuesto como la mejor e incontestable solución para el ‘embotellado’. Sobre todo para las birras más frescas como las ipas, neipas y demás recetas muy lupuladas y sin segunda fermentación en botella.

Contra: el aluminio de la lata da sabor a la cerveza y la estropea. Pro: es falso. La cara interior de la lata hace más de un lustro que incorpora una película que evita el contacto directo del alimento con el metal por lo que es imposible que modifique nada. Si te sabe a metal, está en tu cabeza.

Contra: no sirve para las cervezas con segunda fermentación. Esta mano la gana el vidrio. Los estilos en los que la levadura continúa activa después del embotellado no pueden ir en lata. Esa carbonatación adicional podría incluso hacer explotar la lata. Pro: Vale, es el único caso. Claro que a nosotros también nos encantan las botellas, con sus curvas y ese bronceado pensado para proteger la cerveza de la contaminación fotosensible. Las botellas marrones lo evitan al 95%, que no es el 100% de las latas, pero que mejora mucho al vidrio blanco, que no sirve para nada en este apartado.

En España, la artesana Arriaca fue de las primeras en apostar fuerte por las latas. La notable cervecera de Guadalajara dio el salto en 2016. Tras un periodo de varios meses de pruebas, planificación y adaptación, decidieron adoptar lo que ya era normal en EE UU: “La lata será una tendencia en los próximos años”, aseguraba entonces Jesús León, administrador de la marca de Yunquera de Henares. No se equivocaba.,

Los motivos gastronómicos son claros. A lo que se añaden otros más comerciales. Potencia el consumo a domicilio, y es una puerta a la exportación por unificar tamaños y facilitar la logística. Es tan obvio que da vergüenza recordarlo. Cuando chocan dos latas, o se caen al suelo, no se rompen. Mientras que con las botellas se monta una fiesta de no te menees.

Incluso la gran barrera para los pequeños productores a la hora de adoptar el formato se ha superado. Sí. Una línea de enlatado es cara y no todo el mundo se la puede permitir. No obstante, en España ya han fructificado experiencias colaborativas en las que empresas externas y especializadas, con su propia línea de enlatado, acuden a la microcervecera para realizar el envasado. Todo ventajas

Así que recuerda:

- La opacidad de la lata supone una importante ventaja para el producto, puesto que el lúpulo, ingrediente fundamental de la cerveza y usado con profusión en la artesana, es fotosensible y la incidencia de la luz genera sabores y aromas no deseados.

- El proceso de llenado y la hermeticidad del sellado de la lata aseguran la ausencia de oxígeno, lo que impide la oxidación del producto.

- Las latas de nueva generación son de aluminio recubierto, lo que garantiza la ausencia de interacción lata-producto y asegura la permanencia de las características originales de la cerveza durante más tiempo.

- La lata es más fácil de almacenar y transportar por su forma, su facilidad de apilamiento y su menor peso, no solo a nivel logístico sino también a nivel doméstico.

Si te han entrado ganas de ver nuestra colección de lúpulos en lata. Tienes a tu disposición estas grandes obras

Deja un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de que se publiquen

Trataremos tus datos para gestionar la publicación de tu comentario, que se hará público en nuestra plataforma. Tu dirección de correo electrónico no se hará pública. Puedes revocar tu consentimiento y ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación del tratamiento y portabilidad escribiéndonos a contacto@escerveza.com. Más información en la Política de Privacidad.